El porqué de Nacho Vegas

Me lo pregunto continuamente porque me parece una pregunta muy buena. El porqué. Para mí es la gran pregunta. Yo lo que sé es que para hacer música necesitas un por qué. Un para qué, no, porque hacer música no sirve para nada, así que tiene que ser un fin en sí mismo. Pero tiene que haber una razón poderosa, una urgencia, casi una necesidad vital que te impulse a hacer las cosas. Pero, uf, no sé. Tampoco hay una razón concreta…

Con Lucas 15 me preguntan mucho en las entrevistas si hay una intención reivindicativa o militante. Y la verdad es que, aunque a mí no me importa que se haga esta segunda lectura, lo que nos impulsó a hacer este disco es lo mismo que nos impulsa a hacer cualquier otro. La necesidad de hacer música, ya sea con canciones propias o adaptando canciones ajenas, es la misma: de alguna manera, necesitas cuestionar con la música el mundo que te ha tocado vivir. O algo así…

De joven, la música era importante para mí como oyente, pero con los años ha tomado más importancia en mi vida el hecho de hacer música. El otro día hablaba con Christina (Rosenvinge) y le decía que no sé si estoy cualificado para hacer nada. No sé si sirvo para hacer canciones, pero desde luego sé que no podría hacer otra cosa. Estudié filología, pero cuando supe que no sería un lingüista brillante, sino más bien mediocre, dejé la carrera en el último año.

Al final hay algo vocacional en la música. Cuando me di cuenta de que estaba empezando a vivir de la música, y dado que en el mundo en que me muevo las cosas no están muy boyantes, me lo pregunté y me dije que seguiré haciendo música siempre. Quizá con otro ritmo, si tengo que trabajar en otra cosa, pero sé que seguiré haciendo música porque hay algo, una urgencia vital, una especie de grito, que tienes que expulsar de dentro. ¿Qué decía J? No sé si dice que un grupo de rock es un proyecto artístico con vocación terrorista o un grupo terrorista con vocación artística. Bueno, las dos cosas valen. Y esa sí es una razón de peso para hacer música. (Febrero de 2008)

El asturiano Nacho Vegas formó parte de los grupos Eliminator Jr, Manta Ray y Diariu antes de iniciar su carrera como cantautor, que compagina con el proyecto Lucas 15 de recuperación y modernización del folclor asturiano.