El porqué de Ron Sexsmith

Mi madre tenía una pila de singles que me fascinaban. Creo que pertenecían a mi padre, que se fue de casa cuando yo tenía dos años. Por la razón que sea, siempre me atrajeron. Muchos padres te dicen que no los toques, pero mi madre me dejaban ponerlos y me abrieron todo un mundo. La mayoría eran de música de los años 50: doo wop, Buddy Holly… Aquellos singles cambiaron mi vida. De hecho, los singles estaban apilados en una caja de cartón. No tenían ni funda. No habían sido tratados con demasiado cuidado. Algunos hacían mucho ruido, pero me gustaba aquellos chasquidos. Me hacían sentir como si estuviese sentado cerca de una chimenea. Aun así, yo los trataba con cuidado e intentaba no rayarlos con la aguja. Todavía los conservo todos.

Mi hermano mayor tocaba en un grupo y, de hecho, fue idea suya que yo también tocase. Yo había acabado el instituto, no tenía dinero y se acercaba Navidad. Él tocaba en un bar llamado The Lion’s Tavern. Yo no tenía edad para estar en un bar, pero me llevó una mañana y toqué para el dueño de la taberna cuando aún estaba cerrada. El hombre me dijo que me contrataría, pero que debía solicitar un permiso al gobierno de Ontario para poder estar en el bar. Fui con mis padres a obtener el permiso y empecé a tocar allí los fines de semana. Hacía cuatro pases al día, pero en los intermedios, que duraban media hora, tenía que encerrarme en una habitación y sentarme solo con una Pepsi. Tras el primer mes, la norma se flexibilizó un poco y empezaron a invitarme a bebidas. Aprendí mucho de aquella experiencia. Había mucho tabaco y mucho alcohol. Y yo era el chavalín que todos intentaban corromper. (Noviembre de 2008)

El canadiense Ron Sexsmith publicó su primer disco a los 27 años.