El porqué de Dead Western

No tuve otra opción. Y me temo que debe ser lo que responderá mucha gente. Llevo haciéndolo desde hace muchos años y aún tengo otro trabajo de día con el que me mantengo, así que es la pasión lo que mantiene viva mi vinculación con la música, especialmente ahora que la economía va peor y peor.

De niño, con 13 ó 14 años, antes de hacer música, leía mucha poesía: Sylvia Plath y otras cosas depresivas. Quizá eso me impulsó a intentar escribir letras. Recuerdo perfectamente la primera canción que compuse y que consideré algo serio. A los 19 años empecé a tocar música y supongo que poesía y música se conjugaron en la escritura de canciones. Ni siquiera ahora sé leer partituras y componer de forma técnica, así que desde un principio mi idea de componer canciones se ha basado mucho en el uso de sonidos y en la improvisación. En escuchar y tocar. De hecho, ni siquiera pienso en mí mismo como si fuera músico. Soy incapaz de sentarme con la guitarra y sacar una canción de Bob Dylan o de nadie. Nunca he tocado una versión. (Enero de 2012)

El cantautor y dibujante californiano Troy Mighty publica sus ralentizadas y graves canciones bajo el alias Dead Western.