El porqué de Guille Milkyway

Yo le quito el glamour a la pregunta porque supongo que hago música como quien decide hacer cualquier otra cosa que le gusta mucho. Lo pongo al mismo nivel que alguien que se dedica a la carpintería o de un zapatero. A mí me encanta a ver gente que hace cosas que le gustan. Sea lo que sea. Para mí es ahí donde está la magia: no es un tema de admirar al músico o al pintor. Ver a un carpintero trabajando con pasión es igual de excitante. La magia es la misma.

Supongo que lo que tiene de más específico la música,  que lo hace equiparable a cualquier otra disciplina artística es que te permite expresarte de forma muy fácil sin utilizar el lenguaje común o verbalizar de forma normal las cosas que sientes. Eso, para gente a la que, como yo, siempre le ha costado un poco socializar, es como encontrar el tesoro. Después de pasar las típicas penurias de estar en grupos, yo decidí estar solo. Y encerrarte en tu habitación, coger la guitarra o el piano y hablar tranquilamente contigo mismo de lo que sientes es increíble. Encontrar ese tesoro sólo tiene un peligro: si mantienes un equilibrio no hay problema, pero si te involucras muchísimo sólo acabas sabiendo expresarte de ese modo. (Enero 2008)

Guille Milkyway compone y canta las canciones del grupo barcelonés La Casa Azul.