El porqué de Joaquín Pascual

Hay un grado de timidez que te impide expresar según qué cosas de otra manera y la música te permite decirlas. Expresarme a través de las canciones me ayuda mucho como persona. Aunque no sé en qué plano. No sé si me ayuda a comunicarme con los demás, a abstraerme de lo que me rodea o a intentar soñar y acercarme a lo que no puedo ver en la vida real. Puede haber diferentes facetas, pero estoy seguro de que la música me ayuda a sobrevivir, a encontrar ese punto que necesitas en cada momento; a llevarlo todo con más calma, unas veces, y con más fiereza, en otras. La música es una especie de segunda oportunidad, pero en cada momento es una cosa distinta. Tampoco creo ser una persona a la que le cueste comunicarse demasiado y que necesite la música para eso, pero estoy seguro de que con mis canciones digo cosas que de otro modo no tendría la oportunidad de decir o no sabría cómo decir.

Por otro lado, tocar me hace sentir emociones muy fuertes. Es una sensación de soledad, a veces, y de compartir muy intensa que en mi vida diaria, sin música, no podría sentir. Y son emociones tan fuertes que, aunque sólo las tengas de vez en cuando, vale la pena intentar perseguirlas porque en la vida real es muy difícil alcanzarlas. En mi vida he tenido experiencias muy buenas y muy intensas fuera de la música. Pero esta también lo es. Y es real y palpable. Son instantes de una certeza absoluta que te pueden llegar al ver cómo terminas una canción o al tocar en directo. Son tan bonitos que merece la pena ir a por ellos. (Abril de 2012)

Antes de empezar a firmar discos con su nombre, el albaceteño Joaquín Pascual fue miembro de los grupos Surfin’ Bichos, Mercromina y Travolta.