El porqué de Carsten Nicolai

Siempre estuve interesado en la música como oyente, pero no empecé a trabajar con ella hasta bastante tarde.

Procedo del campo creativo visual y me movía en disciplinas como la pintura o la escultura, en las que no hay ningún proceso interno y ningún aspecto temporal. Hacia 1990 empecé a interesarme por un tipo de creaciones más inmateriales y empecé a experimentar con sonidos. Pero en ese momento lo hice sin ninguna intención de que, con el tiempo, el sonido acabase siendo algo en lo que trabajaría más a conciencia, un objeto de estudio en sí mismo que me permitiría expresar mejor mis intenciones.

Buscaba una forma de introducir la temporalidad en mis obras físicas. De hecho, había llegado a la conclusión de que trabajando en el campo en el que yo me movía esa posibilidad era irreal. Pero eso no significa que escogiese la música como la disciplina en la que trabajaría a partir de entonces. No fue una decisión que tomé de un día para otro, sino que a través de un largo proceso de experimentación fui descubriendo y asumiendo que la música tiene un marcado aspecto temporal y que el sonido se mueve en terrenos que no existen físicamente como el tiempo y el espacio.

Al trabajar con aspectos temporales manejas elementos inmateriales, lo cual era muy interesante para alguien que venía del arte material. Hacia 1992 empecé a desarrollar experimentos puramente sónicos, trabajando con osciladores y generadores de ruido blanco. Nunca llegué a trabajar con lo que podríamos considerar instrumentos convencionales. De hecho, nunca me interesó la música en sí misma, sino más bien las formas ondulares puras: experimentar con el sonido mismo. (Abril de 2008)

El alemán Carsten Nicolai dirige el sello de electrónica experimental Raster Noton y graba bajo el alias Alva Noto.