El porqué de Lisa Germano

Componer una canción te hace sentir menos solo. Ciertas cosas que burbujean en tu interior te hacen sentir solo, así que cuando las traduces en música, de algún modo, tranquilizan tu alma. Es una sensación que me gusta.

Empecé a componer canciones antes de saber tocar algún instrumento. Cuando era muy pequeña, hablo de cuando tenía siete años, ya componía canciones al piano. Me las inventaba. Lo hice durante un año. Después ya recibí clases de violín y piano. Pero, de hecho, cuando aprendí a tocar dejé de componer canciones durante casi 20 años. Y ya no volví a hacerlo hasta que tuve 28.

Creo que aquellas primerísimas canciones que compuse cuando era tan niña ya las hice para no sentirme sola. Mi familia siempre ha estado muy unida, pero somos seis hermanos de una familia con sangre italiana, así que había mucha pasión, muchas peleas y muchas invenciones. Recuerdo haberme encerrado muchas veces en el armario para estar sola. Quería estar sola, pero, claro, ¡entonces me sentía sola! ¿Y qué haces cuando estás sola? Pues te inventas historias, juegas con muñecas o imaginas que tocas el piano. Me temo que todo empezó por aquel entonces. (Marzo de 2010)

Desde los años 90, la estadounidense Lisa Germano ha alternado su carrera como cantautora con la de violinista de sesión.