El porqué de David Carabén

Empecé a cantar porque… no sé… porque lo necesitaba. He sido muy feliz escuchando canciones. Empecé a cantar porque me gustaban muchos las canciones, porque en ellas encontraba significados, porque les encontraba un sentido… Y me ha servido mucho en la vida.

Supongo que, como todas las cosas, no proviene de un impulso único: hay un afán de reconocimiento inmediato, hay una certeza que voy adquiriendo en este papel de padre aleccionador, de tío que ha llegado a tres o cuatro conclusiones y las quiere decir… No sé, el caso es que me picó este insecto y aún soy víctima de ello. Soy víctima y soy el tío más forrado del mundo, porque tengo este pequeño tesoro que es que me gusta cantar y hacer canciones.

Para mí, la pregunta “¿dónde está mi amor?” resume todas las canciones. Todas las canciones van de: ¿qué hay de lo mío?, ¿y a mí cuándo me toca?, ¿cuándo me entenderán? Todas las canciones son anhelos. ¿Por qué te pones a cantar en vez de a hablar? ¿Por qué, en un momento determinado, los guionistas de un musical deciden que el actor ha de ponerse a cantar? (El guionista inglés) Dennis Potter, de (la serie de televisión) ‘El detective cantante’ hacía esta pregunta con tanta insistencia y encontró esa manera tan cojonuda de relacionar canciones y texto que cuando yo compongo canciones también me lo pregunto.

¿Por qué te pones a cantar? ¿Qué hace que dejes de hablar con una tonalidad monocorde? En una sinfonía ya existe una intención compositiva, pero la canción, una canción popular, nace en cuanto abandonas la tonalidad aburrida de la conversación y, de repente, subes a la cuarta. The fourth, the fitfth, the minor fall, the major lift… (Está recitando un verso del ‘Hallelujah’ de Leonard Cohen). Lo haces para llamar la atención, sí. Pero, ¿por qué quieres llamar la atención? ¿Para decir qué? Seguramente para reclamar todo eso que no te permite sentirte completo. Es una queja, un lamento. Y, cuando te diriges a mucha más gente, quizá también sea para decirles a ellos lo que también les falta: les dices que se quejen, que se organicen, que aprendan a lavarse las manos, que recen… Así ocurre en los minaretes, en las iglesias… En algunos casos, también les dices que necesitan un ser superior que les ordene la vida…

Por eso, siempre que nos falta algo nos ponemos a cantar inmediatamente. (Marzo de 2012)

David Carabén es el cantante y compositor del grupo barcelonés Mishima.