El porqué de Manolo Martínez

De niño, yo quería ser cantante de ópera barroca. Me gustaba mucho un programa de Radio 2 que se llamaba Conversación Galante. Antes de eso, o más o menos a la vez, empecé a cantar en un coro, así que ese fue mi primer contacto con la música como intérprete. Eso fue en mi pueblo, en El Puerto de Santa María. Luego ya vine a Barcelona y empecé a estudiar canto.

Cantar en un coro es muy divertido. Si el conjunto de las voces está razonablemente bien afinado y hay una música bien escrita para eso, se pasa muy bien. Ahora lo que canto es más sencillo y me pasa menos, pero cuando estudiaba canto en serio… Cantar es la única actividad física en la que he notado esa cosa del disfrute muscular. Yendo en bici, también, pero como no soy un tío muy deportista y no tengo mucha gracia para eso, nunca me he tirado con doble tirabuzón de un trampolín, nunca he escalado una montaña ni he hecho todas esas cosas que la gente asocia con el disfrute físico. Pero hacer el típico do de pecho o el do agudo del tenor del final de las arias, y poder hacerlo bien, es realmente un disfrute muscular. (Mayo 2007)

Manolo Martínez es cantante y compositor del dúo barcelonés Astrud.