El porqué de El Guincho

Mi abuela era profesora de música en el conservatorio. Cantaba en el coro polifónico de Las Palmas de Gran Canaria, también cantó con Alfredo Kraus y tuvo mucha relación con poetas de la época. Creo que por allí me llegó la cosa musical. En casa, mi abuela me enseñó muchas canciones canarias. Ya luego, cuando era adolescente, me quedé muy pillado con el hip-hop francés y cosas como MC Solaar porque estudiaba en un colegio francés. De ahí pasé al punk y a la música de baile. Y luego, no sé cómo, ya me gustó tanto la música que, más que aprender a tocar instrumentos, me interesó más cómo se podía hacer. Las melodías también me interesaron, pero lo que más me interesaba eran esas estructuras. Igual es porque en cuanto a melodías ya está todo muy inventado a nivel pentatónico, pero a nivel de estructuras, por lo menos en el pop, aún no he visto mucha evolución. Igual es que soy un ignorante, pero en música de baile sí he visto muchos intentos de renovar las estructuras.

Me pillé tanto con todo eso que le pedí a mi abuela que me volviera a enseñar bien a leer partituras. Yo estudié música en una escuela, pero mi abuela fue la que realmente me enseñó a leer partituras. Estas navidades le enseñé cómo funciona el sampler y quedó bastante fascinada. Mi abuela es de Chopin, pero la última canción de ‘Alegranza’ sí le gusta. Polka mazurca es una deconstrucción de música canaria y por ahí le entra.

A mí me gusta pensar la canción, plantear antes una idea: ‘juntaré esto de aquí con eso de allí y a ver cómo se conjunta…’. Primero pienso la idea y luego la pruebo. Lo que más disfruto de la música es el proceso: ver cómo se monta. (Febrero de 2008)

El Guincho es el alias bajo el que opera el canario Pablo Díaz-Reixa (también miembro de Coconot).